top of page

Todos tenemos la llave que abre la jaula

Se me escapa todo de las manos

y de pronto tiembla la tierra, no sé dónde estoy no sé dónde están mis hermanos;

siento las ataduras, la asfixia en el cuerpo y la garganta seca.

No sé dónde estoy, no sé dónde están mis hermanos

solo siento el dolor mi dolor, el de todos.

Extraño la luz en mis sueños la confundo

he olvidado los colores solo siento

dolor.

He olvidado quién soy, olvidé el rostro

de todos mis hermanos;

se escucha un ruido y otro –más–

no sé qué es,

pero imagino que es el mar.

Extraño la tierra, he olvidado también

cómo se siente,

estoy atrapada

–dentro– de una jaula

y he perdido la llave.

No sé dónde estoy porque me dejé perder y todo se fue de mí, no sé dónde estoy ni sé dónde están mis hermanos.

Tengo esperanza, —creo que así se escribe— no recuerdo tampoco a qué sabe

pero la tengo, no me dirá dónde está la llave pero mantiene mi sangre palpitando.

He perdido la cordura no recuerdo a qué huele un cigarrillo,

nunca los probé pero quisiera esfumarme como uno.

No sé dónde están mis hermanos,

a veces creo que nunca los tuve

pero siento un susurro

que me rompe los labios.

Mi cuerpo se agrieta, yo no perdí la llave, la dejé ir y ahora no sé dónde estoy.

Mi oscuridad está confundida aquí está más oscuro

que en mis adentros

pero tengo esperanza aunque a veces la jaula parece achicarse.

No sé si algún día podré abrirla

no sé si quiero salir de ella,

aquí estoy protegida aquí

solo soy un olvido constante.

He recordado dónde escondí la llave, pero aún no recuerdo porqué decidí encerrarme,

seguramente porque la libertad asusta y han pasado cosas que no me gustan, pero me extraño, extraño a mis hermanos si es que alguna vez los tuve.


He tocado uno de mis bolsillos,

es hora de salir.

30 visualizaciones0 comentarios

Entradas recientes

Ver todo
bottom of page